Atrévete a salir de tu zona de confort

Quizás os suene repetitivo este tema, habréis escuchado mucho sobre él, pero es tan importante que no podía faltar en nuestro blog, así que os invito a que toméis un poco de vuestro tiempo para interiorizar este post. Creo que invertir cinco minutos en algo que puede cambiar vuestra vida es un buen negocio.

 

¿Qué es la zona de confort?

Si habéis leído alguno de mis posts, conoceréis mi afición por utilizar metáforas y analogías, así que voy a tratar de explicar qué es la zona de confort con una de ellas.

isla desierta

Imaginad una isla desierta. Toda vuestra vida transcurre en ella. Ésa isla es vuestra zona de confort.

Ahora trasladad a esa isla lo que hacéis a diario: tus actividades en casa (dormir en tu cama, convivir con tus familiares, pareja, compañer@s de piso, o vosotr@s sol@s. Fregar el piso, hacer la comida o la cena, desayunar cada día frente al televisor, pagar el alquiler o la hipoteca…) Vuestro trabajo (la rutina de ver a vuestros compañer@s de curro, las broncas de los jefes, el estrés, el aburrimiento, incluso lo excitante de cumplir con un proyecto importante…) Vuestras amistades (ir a tomar una cerveza con ell@s, disfrutar de una cena, pelearte con algún@ de ell@s, momentos buenos, momentos malos…). Vuestros hobbies (ir al gimnasio cada día, cruzaros con la misma gente y hablar con ell@s, leer un libro con un café, ponerte Netflix y disfrutar de una serie que te apetece ver porque está muy interesante).

En definitiva, tu zona de confort es tu día a día, todo lo que te resulta familiar ya sea positivo o negativo. Es importante incluir dentro de esa “isla” los momentos buenos y los malos ya sea el atasco que te comes cada día para ir a trabajar o lo agobiad@ que vas en metro por la gente que hay. También cruzarte con ese vecino antipático que tan mal te cae… y es que mucha gente cree que en zona de confort solo existe lo positivo que te ocurre en la vida.

En esa zona de confort te sientes bien, te sientes a gusto porque controlas la situación. Es tu isla, te la conoces a la perfección, pero no te permite evolucionar. Muchas veces, las personas necesitamos salir de ese estancamiento para aprender, para evolucionar.

Muchas veces hemos oído decir a alguien o incluso hemos vivido en nuestra misma piel esa sensación de no estar “a gusto con nuestra vida”, incluso teniéndolo todo. Esa sensación es un muy buen indicio o alarma que nos indica que necesitamos evolucionar, que necesitamos salir de esa isla, que debemos empezar a construir un bote para navegar hacia lo desconocido.

Una vez tomas conciencia que necesitas salir de esa isla para evolucionar como persona y por lo tanto das los primeros impulsos a tu barca hacia el interior del océano, estás entrando en una zona que en psicología o en el mundo del coaching se le llama la zona de aprendizaje. En esa zona empiezas a experimentar cosas nuevas que nunca antes has vivido. Por ejemplo: empiezas a practicar un nuevo deporte, te apuntas a alguna actividad como puede ser baile, lees un libro nuevo, empiezas a conocer una nueva persona sentimentalmente, te embarcas en un nuevo proyecto laboral, aprendes idiomas, viajas a un país distinto, inicias estudios nuevos y un larguísimo etcétera.

Todo lo que hagas por primera vez en tu vida, significa un paso hacia esa zona de aprendizaje.

Una vez pasas ese “nivel” y sigues remando, llegarás a una zona que se llama “zona inexplorada”, una zona donde muchísimas personas la perciben como una zona de pánico, un lugar oscuro, repleto de problemas donde no hay nada bueno. Esa gente suele empeñarse en venderte que no vayas allí, que puede que fracases, que estás loc@ sólo por pensar en ello… es decir: no quieren que vayas. No se lo tengáis en cuenta, son personas que no se atreven a cruzar esa frontera, y lo único que están haciendo es intentar protegerte (a su manera).

valiente

Lo que realmente ocurre, es que en esa zona inexplorada, puede que las cosas no salgan como habías planeado, que puedas incluso fallar en la meta que te propusiste al principio, pero también puede que te ocurran cosas MARAVILLOSAS.

En mi experiencia personal, cada vez que me he atrevido a llegar a esa zona inexplorada he experimentado las mejores cosas que me han ocurrido en mi vida. Algunas veces he fallado, otras he conseguido el objetivo, pero siempre he aprendido algo nuevo, algo que me ha hecho evolucionar y acercarme un poco más a lo que siempre he querido ser.

Hay muchas personas que al llegar al limite de esa zona les surgirá una gran duda existencial: ¿Porqué intentarlo?

En esa pregunta se reflejan una serie de miedos como al qué dirán, al fracaso, a hacer el ridículo, a desentonar con las personas que ya están en esa zona… Todos esos miedos son resultado de una serie de creencias limitantes que pueden ser identificadas y tratadas en terapia, pero pueden resumirse en una sola frase: la capacidad de creer en nosotr@s mism@s.

Existe una corriente muy dañina dentro de nuestra sociedad que dice que creer en nosotr@s mism@s, en nuestras capacidades es sinónimo de arrogancia, en cambio el trabajo duro y aceptar tu destino es algo bueno. Quizá tengan razón (yo desde luego estoy totalmente en contra), pero para las personas que quieren evolucionar, que quieren alcanzar sus objetivos, esa idiosincrasia tiene un nombre: conformismo.

Las personas muchas veces tenemos unas aspiraciones en la vida, que chocan con la educación que nos han transmitido tanto nuestras familias como nuestros agentes educacionales; y me refiero a esa actitud conformista.

¿Qué ocurre entonces con esa gente que se le ha educado en el conformismo pero que aspira a algo más?

Caen en el aburrimiento, en la apatía, en una baja autoestima. Síntomas que si no son remediados pueden derivar en problemas psicológicos más importantes como depresión, ansiedad… Tened en cuenta que las acciones que llevamos a cabo no están en sintonía con nuestras aspiraciones, con nuestros objetivos, con lo que deseamos… El problema real es que no sabemos detectar por nosotr@s mism@s que esa situación puede estar afectándonos. Tan siquiera lo llegamos a tener en cuenta.

Hay una persona que dijo una vez que creer en un@ mism@ es el pilar en el que se sustenta nuestra evolución personal. De hecho, si nos fijamos en la palabra en sí tan solo hay que cambiar una letra para darnos cuenta lo importante que es creer en ti mism@.

CREER en ti te permite CREAR. Crear es generar algo nuevo, y si generas algo nuevo resulta obvio que estarás generando aquello que quieres. La vida es un lienzo en blanco, pero desgraciadamente la sociedad actual es una experta en hacernos creer que ése lienzo ha de ser pintado de una forma determinada para tener éxito en la vida, que tú como individuo no puedes decidir qué quieres hacer sin unas premisas establecidas por el contexto en el que vives.

Tampoco quiero trasladaros la idea de que la zona de confort es un sitio de estancamiento, un lugar que tienes que rehusar de él. Todo lo contrario… los seres humanos necesitamos esa zona de confort donde poder descansar, donde poder estar tranquil@s para coger energías y seguir creando y evolucionando.

De hecho, es bastante aconsejable volver de vez en cuando a tu zona de confort para coger las fuerzas y los recursos de los que dispones para volver a pisar la zona inexplorada cuando hayas cargado pilas.

Para finalizar, me gustaría dejaros una pequeña reflexión: aquellas personas que aún tengáis dudas (miedos) de si salir a esa zona inexplorada, quiero recalcar que  cuando sales a explorar no te estas aislando, no estás dejando atrás tu vida. De hecho lo que haces es aumentar tu zona de confort, tu vida, tus habilidades y tus experiencias (haces tu isla más grande, más dinámica,  más excitante). Te sientes realizado y te acerca a un estado de bienestar indescriptible.

¿Sera fácil? Eso no lo sabe nadie, pero como digo… nunca sabrás que tan fácil o difícil es si no lo intentas. Atrévete y no te arrepentirás, igual hasta le coges el gusto a salir a remar y te conviertes en alguien en constante evolución y tu vida mejora sustancialmente.

Muchas gracias por vuestro tiempo. Os emplazo a que dejéis vuestros comentarios y sugerencias aquí debajo, y para cualquier duda, o si queréis poneros en contacto conmigo, tenéis a vuestra disposición mi correo electrónico y mis redes sociales Facebook e Instagram.

Un abrazo familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s