Coaching

¿Qué es el coaching?

 

Muchos de vosotr@s habréis oído hablar del coaching, pero estoy seguro que no tod@s tenéis presente qué es realmente, en qué se centra o cómo puede ayudaros.

Coaching es una palabra inglesa que traducida al español significa “entrenamiento”. Se trata pues, de una disciplina novedosa que se aplica tanto a personas como a organizaciones con el fin de mejorar sus competencias para lograr alcanzar un objetivo.

Según una definición de la ICF (International Coach Federation, el organismo que regula el coaching a nivel internacional), ” el coaching es una relación profesional entre coach (especialista) y coachee (cliente) que permite a estos últimos alcanzar unos resultados satisfactorios tanto en su vida personal como profesional“.

fachy-marin-764197-unsplash

 

En otras palabras, el coaching es un proceso “terapéutico” que hace posible que los clientes alcancen los objetivos que se proponen, las metas que desean conseguir, en cualquier ámbito de su vida. En este proceso, el coach tiene como labor potenciar las habilidades del cliente, deshacer las creencias limitantes y en definitiva asesorar y guiar al coachee (cliente) en un proceso de cambio personal y de reestructuración de pensamientos o ideas que impiden conseguir ese objetivo o meta.

Existen distintos tipos de coaching: el coaching deportivo (centrado en consecución de metas deportivas), el coaching corporativo (centrado en objetivos empresariales), o el coaching ontológico (centrado en mejorar aspectos personales).

La disciplina de la cuál trata éste blog es la del coaching ontológico, así que será la que explicaremos a continuación.

El coaching ontológico toma como referencia distintas disciplinas psicológicas, pero las más importantes son la PNL (Programación Neurolinguística) y la terapia Gestalt. Debido a esto, el coaching ontológico se centra sobre todo en la realización de ejercicios y técnicas de observación  y análisis de uno mismo y del propio entorno. Se realiza un trabajo de autoconocimiento, para aprender a incorporar herramientas que no tenemos desarrolladas y aplicarlas a nuestro día a día, a nuestros problemas y a alcanzar las metas y objetivos que nos planteamos y que por nosotr@s mism@s no podemos. Por otro lado, también se centra en desaprender ciertas creencias limitantes, ciertas interpretaciones arraigadas en nuestra mente que nos alejan de los objetivos que queremos alcanzar, y de éste modo, nos ayuda a evolucionar personalmente de un modo eficaz y permanente.

 

Entonces…. ¿Qué diferencia hay entre un proceso de coaching ontológico y una terapia psicológica? 

rawpixel-760028-unsplash

En psicología el experto (psicólogo, psicoanalista o psicoterapeuta), trabaja con el cliente en la mejora de su estructura psíquica y se centra en la curación de trastornos o enfermedades psicológicas tales como la ansiedad patológica, la depresión o cualquier otra afectación de carácter psicológico severo. Además, la gran mayoría de las disciplinas psicológicas enfrentan la causa de estos problemas fijándose en el pasado, mientras que en el coaching, los resultados se buscan centrándose en el presente y el futuro (sin fijarse en el pasado).

Los coaches profesionales además de acreditar una serie de horas de estudio homologado por las instituciones reguladoras (aquí en España la entidad es ASESCO “Asociación Española de Coaching”), tenemos que demostrar una experiencia profesional (horas de sesiones) y algo muy importante: adherirnos a su código deontológico (un código ético), el cuál podéis visitar en el siguiente enlace:

https://www.asescoaching.org/la-asociacion/codigo-etico/

Sólo con la certificación tanto a nivel nacional como internacional se puede ejercer como coach de un modo oficial y con garantías, ya que existe mucho “pesudo-coach” que practica esta disciplina sin tener formación para ello.

Para concluir, el coaching ontológico puede ayudarte en situaciones muy diversas: problemas en el trabajo, bloqueos emocionales, estancamiento en cualquier ámbito de la vida, problemas de motivación o de creatividad, problemas de pareja, problema de enfrentamiento de miedos o situaciones que solemos evitar, problemas familiares, y un largo etcétera.

En el caso que ese problema reuniese las características de un trastorno o enfermedad, un coach que ejerce su labor profesionalmente tiene la obligación de derivar al cliente a un especialista de la salud mental (ya sea psicólogo o psiquiatra) tal y como se explica en uno de los apartados del código deontológico que regula nuestra profesión. 

Espero haber respondido bien a la pregunta. Si aún así seguís teniendo dudas, estaré encantado de poder resolverlas, ya sea a través de las entradas del blog como en las sección de contacto.

 

¡Un saludo família!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s